Después de una ejecución hipotecaria, las deudas pendientes pueden variar según las leyes y regulaciones locales. En algunos casos, si la venta de la propiedad no cubre completamente la deuda, podrías seguir siendo responsable por la diferencia, conocida como déficit. Sin embargo, en otras situaciones, dependiendo de las leyes estatales o locales, la deuda restante podría ser perdonada. Es fundamental consultar con un asesor legal o un profesional financiero para comprender mejor las implicaciones específicas según tu situación y ubicación.