¡Sí! En situaciones en las que enfrentas dificultades financieras, es posible solicitar una reestructuración de tu hipoteca. La reestructuración puede implicar cambios en los términos del préstamo, como ajustes en la tasa de interés, extensión del plazo o incluso la posibilidad de suspender temporalmente los pagos. Para iniciar este proceso, te recomendamos ponerte en contacto con nuestro equipo de atención al cliente o con tu entidad hipotecaria para discutir las opciones disponibles y encontrar la solución que mejor se adapte a tu situación particular.